• Primer taller de Economía circular reunió a grandes empresas para trabajar en las mejoras aplicativas del rehúso de sus productos.

El Ing. Marcos Alegre, Presidente del Grupo GEA, iniciando el taller en conjunto con los representantes de ONUDI, SNI, RECÍCLAME y Unión Europea. Créditos: Grupo GEA

  • El primer taller “Diagnóstico y Presentación de Experiencias en Economía Circular desde la Industria” se realizó el 18 de julio, el cual fue organizado por Recíclame, el Grupo GEA y la Sociedad Nacional de Industrias. Participaron los representantes de grandes empresas del Perú como Coca Cola, TetraPak, Nestlé, entre otros; quienes trabajaron de manera grupal sobre casos de éxito y lecciones aprendidas en su aplicación de Economía Circular, en la que hablaron sobre las oportunidades, barreras, estudios e innovación que enfrentan en el mercado actual.

    Como parte de las oportunidades se mencionó la reducción de uso de recursos para la elaboración de sus envases, lo que permite acortar la cadena de plásticos entre otros residuos desde el reciclador hasta los grandes comercializadores, generando el empleo mediante una inclusión regional en la cual inculcan el rehúso de los residuos y ser destinados en centros de acopio para determinar el mejor destino final. Sin embargo, las barreras que se tienen para poder cumplir el objetivo es amplia.

    Entre estas se encuentra el reciclaje informal, que limita a la industria a seguir con la cadena correcta. Todavía falta información y cultura medio ambiental enfocada al reciclaje en las personas, por la que difícilmente se da la aplicación de responsabilidad extendida al consumidor, esto aún limita al avance rápido pese a la inversión que hacen las empresas para la mejora de este tema.

    En la actualidad, existe una sobre demanda de productos que no están elaborados de material reciclado por la existencia de un mercado de plástico flexible, lo que indica que las iniciativas son desarticuladas por las instituciones debido a la falta de innovación, desarrollo e inversión. Para ello, se han dado estudios en el que se ha desarrollado una investigación dinámica del negocio para el caso de las empresas que están aplicando la economía circular en sus productos que consiste en mejorar la comunicación de los actores de la cadena de valor, que se generen alianzas entre organizadores y hacer que el reciclaje sea propio del negocio.  Una investigación tecnológica e incorporación de mayor porcentaje de material reciclado que no afecte la calidad del producto para poder migrar a nuevos mercados sostenibles.

    La economía circular ha generado impacto en muchas de las industrias peruanas con el fin de darle rehúso a los residuos que pretenden regenerarse, consiguiendo que los productos se mantengan reutilizables en todo momento. En consecuencia, esto conduciría al surgimiento de una producción más sostenible con la finalidad de usar cada vez, menos cantidad de agua, energía y recursos naturales que se extraen del medio ambiente.

Relacionados